//////// Usted está navegando bajo el perfil ////////  x

Frente a la represión en Guernica

Inicio / Institucional / Frente a la represión en Guernica
Suscripción a todas las noticias, eventos y convocatorias del sitio completo Nuestro canal en Youtube
Perfiles de navegación

Las autoridades de la Facultad de Humanidades repudiamos la represión llevada a cabo esta mañana por las fuerzas de seguridad de la provincia de Buenos Aires en Guernica.

El déficit habitacional en la Argentina es el reflejo de una desigualdad estructural de primer orden que converge con las enormes desigualdades en el mercado de suelo urbano, donde se expanden los mecanismos de acaparamiento más brutales.

Hace ya muchos años que diversos tipos de actores presionan sobre un suelo urbano escaso y deficitario en las periferias  de muchas ciudades del país. En este marco, las estrategias de ocupación de los sectores populares más empobrecidos son el eslabón débil de este proceso que incluye, sobre todo, el acaparamiento de tierras desplegado por agentes con poderosos intereses mercantilistas.

El aumento de la pobreza, el aumento de la inseguridad alimentaria y la creciente necesidad de vivienda, resultado de las políticas neoliberales que favorecieron la especulación financiera y la caída abrupta de los ingresos de las capas populares, sumado a las consecuencias económicas y sociales de la Pandemia, enlazan y profundizan las desigualdades y los conflictos generando escenarios y climas agobiantes para aquellos actores e instituciones que se proponen de un modo u otro abordar estas complejas situaciones desde una perspectiva de derechos.

Como autoridades de una Facultad no somos indiferentes a la profundización de la desigualdad, ni a las situaciones de conflictividad que le vienen asociadas, ni tampoco a los complejos escenarios donde le toca intervenir a los actores estatales y las instituciones públicas. Por eso, siempre vemos de modo auspicioso los procesos de diálogo y negociación (sobre todo cuando están en juego los derechos de los más vulnerables) y abogamos porque el Estado no sólo se declare a favor de la legitimidad de los derechos de los sectores populares sino también que provea de los recursos necesarios y acordes para que esos derechos se hagan efectivos. Sabemos que eso requiere de la afectación de intereses poderosos, de la atención urgente de las necesidades y los reclamos y de la apuesta al diálogo, al trabajo y a la gestión en contextos muy complejos.

Sin embargo, por más difíciles que sean estos procesos de negociación, la represión nunca debe ser una opción en la caja de herramientas políticas de los actores democráticos. La violencia estatal, institucional y policial, que siempre recae sobre los más débiles, además de producir daños, profundiza la desigualdad y deteriora toda posibilidad de encontrar las respuestas que se necesitan frente a las legítimas demandas populares y la profundización creciente de las desigualdades que las vuelven aún más urgentes.

Compartir esta noticia

 
Búsqueda
Búsqueda Avanzada…